15 feb. 2012

10 Razones para no apoyar los zoológicos

1. Muchos animales siguen siendo tomados de la naturaleza Los elefantes de zoológicos y circos son traídos desde Africa, donde presenciaron la matanza de su familia.

Entre 1984 y 1991, 32 rinocerontes de Sumatra fueron capturados en Indonesia para abastecer a los estados unidos. De estos rinocerontes, 9 murieron durante la captura o poco tiempo después. En 1992, nueve rinocerontes negros fueron capturados en Zimbawe para ser trasladados a un zoológico australiano, con el propósito de desarrollar un programa de cría en cautiverio. Uno de los machos murió durante la cuarentena, y otro murió atropellado, como consecuencia, el zoológico se quedó sin machos para llevar a cabo el programa.

2. Los animales pueden morir de forma prematura en los zoológicos En 1991, 25 leones asiáticos nacieron en los zoológicos del mundo. Han muerto 22 de ellos. En el mismo año, 166 chitas nacieron en cautiverio. Ciento doce están muertos.

3. Los animales de zoológico pueden enfermar Los animales criados en cautiverio pueden convertirse en una amenaza para las poblaciones salvajes, al introducir enfermedades.
Existen rinocerontes negros que han contraído anemia hemolítica, y se ha descubierto varias enfermedades, como la BSE (vaca loca) en muchos animales de zoológico como antílopes y grandes felinos. En 1997, un elefante murió debido a una enterítis provocada por salmonella.

4. Existe una deficiencia de diversidad genética en los animales criados en cautiverio Se han descubierto varios casos de animales que nacen con malformaciones congénitas. La crianza en cautiverio reduce la variabilidad genética de los animales.

5. La mayoría de los zoológicos exhiben animales “atractivos” La mayoría de los zoológicos se centran en obtener “animales atractivos para el público” como jirafas, elefantes y tigres. Estos animales tendrán que pasar el resto de su vida en cautiverio para único beneficio de los zoológicos.

6. Los animales que ya no sirven son vendidos o matados. Algunos animales logran gestar en cautiverio, y sus crías son muy atractivas, ¿pero qué sucede con los ejemplares más viejos?

Los zoológicos deben sacarse de encima los animales que ya no rinden. Algunos son matados, otros, como por ejemplo los monos, pueden ser vendidos a tiendas de mascotas.

7. Algunos animales que ya no rinden pueden ser vendidos a zoológicos de menor nivel. En 1989, dos osos polares, Pipiluk y Mosha, fueron trasladados al zoológico Katowice, en Polonia. Varios visitantes comentaron las condiciones deplorables en las que se hallaban.

En 1993, un zoológico vendió dos osos polares a el zoológico de Zagreb, en Croacia, ubicado a sólo 30 millas de la zona de guerra.
También en 1993, un orangután llamado Jimmy James, fue vendido al zoológico de Tenerife. Nadie se encargó de verificar las condiciones en que sería instalado, a tal punto que el simio viajó sin compañía. Una investigación llevada a cabo por la Captive Animals Protection society reveló que los animales se encontraban en condiciones miserables, y que Jimmy james sobrevivió sólo en su jaula durante 4 años, antes de morir.

8. Muchos animales de zoológico han terminado en circos En los últimos años, muchos animales de zoológicos han abastecido a varios circos. Por ejemplo, Orry, un joven lobo marino del parque nacional de la Isla de Man fue hallado en Francia, en el trailer de un circo. Orry se encuentra ahora en un zoológico del reino Unido.
Existen casos documentados de elefantes y osos intercambiados entre zoológicos y circos.

9. Algunos zoológicos abastecen con animales la industria de la carne “exótica” Existen casos documentados de visones y otros animales vendidos a granjas relacionadas con la industria de la carne de animales exóticos.

10. Algunos zoológicos abastecen con animales a los laboratorios En 1990, se descubrió casos de primates y wallabies utilizados en experimentación gracias al abastecimiento de los zoológicos. Uno de los experimentos consistía en eliminar el sentido del olfato en primates mediante quemaduras y compuestos químicos. El objetivo del experimento era determinar si el éxito reproductivo disminuía. En otros experimentos, wallabies plenamente conscientes eran decapitados.

1 comentario:

Sassi dijo...

lovely blog!
X